cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > Montenegro >

Que ver en la Bahía de Kotor


Kotor, Montenegro
 
 
 
  • Las hermosas islas de la Bahía de Boka Kotorska
  • Herceg Novi y Roses
  • Tivat
  • Parque Nacional de Lovcen
  • Perast

Viajes a Kotor y la bahía de Kotor

El mar Adriático penetra en la abrupta costa de Montenegro y serpentea entre altas montañas hasta que encuentra la ciudad medieval de Kotor, amurallada y exquisita. Esta ciudad preside la bahía de Boka Kotorska, situada al final del fiordo más extenso del sur de Europa –mide unos treinta kilómetros de longitud-.

El casco central de Kotor fue construido entre los siglos XII y XIV. Conserva un centro histórico rodeado por una gruesa muralla, de cuatro kilómetros y medio de largo por quince metros de alto. Este muro fortificado se encarama montaña arriba hasta llegar al bastión de Sveti Ivan (San Juan), que corona la población.

Kotor rivalizó en el siglo XIV con la ciudad croata de Dubrovnik –Patrimonio de la Humanidad desde 1979-, situada apenas a cien kilómetros de distancia. Fue un estado comercial independiente hasta que la Serenísima República de Venecia lo anexionó entre 1420 y 1797, periodo del que datan la mayoría de sus monumentos.

Dentro de la Muralla de Kotor se conserva un entramado urbano tallado en piedra. Su obra más emblemática es la catedral de San Trifón. De rito católico, fue erigida en el siglo XII y reconstruida en el XVII; el interior contiene frescos y objetos tallados en oro durante el siglo XIV. Kotor cuenta, además, con un templo ortodoxo, la iglesia de San Lucas (siglos XIII), pues los pueblos de este rincón de la Europa del Este suelen tener un templo de cada doctrina.

Junto a las iglesias, en Kotor destacan muchos palacios que confirman el poder económico que tuvo la cuidad y recopilan partes de su historia. Sobresale el palacio Grubonja, que muestra en su fachada en 1326; la casa Drago, con bellas ventanas góticas; el edificio Prima, donde se combinan líneas renacentistas y barrocas; el Palacio Ducal y el Bizanti, ambos del siglo XVII; el Teatro Napoleón, del XIX.

En 1979, un terremoto dañó muchos de estos edificios y la UNESCO decidió declarar la ciudad Patrimonio de la Humanidad para favorecer la reconstrucción que hoy se contempla.

A pesar de que Kotor se encuentra en la costa, no es el mejor lugar para ir a la playa. El número de playas se ha ido reduciendo casi al mínimo con el crecimiento de la ciudad. De hecho las playas de Kotor son de lecho de piedra y todas se encuentran frente a los hoteles. Dos pequeñas playas de arena fina se pueden encontrar en Orahovac y Ljuta, pero se encuentran a varios kilómetros de distancia del casco de Kotor, en dirección Risan.

En Kotor, es muy común ver cafés situados a los largo de la costa pedregosa, en a parte baja del casco de Kotor; aquí podrá tomar un café o un zumo debajo de una sombrilla con el viento del Adriático golpendo en su cara.

Kotor se encuentra en el medio de la Bahía, de tal manera que es un buen centro para conocer las otras ciudades. Hay dos recorridos el primero con dirección Dubrovnik, hacia el norte, siguiendo una carretera que bordea la costa y ofrece vistas de vértigo desde los acantilados que caen sobre el agua. Por ella se llega a la otra orilla del fiordo, donde destacan, Rose y Herceg Novi, coronadas ambas por sendos castillos, y Perast, uno de los tesoros de la costa adriática. Y el segundo con dirección Bar, hacia el sur, pasando por la vieja carretera que sale de Tivat hasta Cetinje –la antigua capital del país, a 49 Km. de Kotor- para también conocer al Parque Nacional de Lovcen.

Perast es un hermoso pueblo barroco, muy cercano a Kotor. Los edificios más bonitos de Perast pertenecen a los siglos XVII y XVIII. La cualidad más importante de Perast es su tranquilidad, además es un importante centro religioso, con la Catedral de St. Jorge construida entre el siglo XV y XVII. Desde Perast salen barcas de remos que, en pocos minutos, llegan al islote sobre el que se levanta la iglesia de Gospa od Skrpjela, obra del artista veneciano madonna dello Scarpello, erigida en 1452, aunque la mayor parte del edificio actual es barroco, levantado en 1632 y ampliado en 1722. Es un verdadero espectáculo admirar la bahía desde la pequeña isla. Según la tradición, los marineros del siglo XV tenían la costumbre de depositar en la isla una piedra cada vez que volvían de un viaje, hasta que fue suficiente para construir una iglesia a la llamaron Nuestra Señora de las Rocas (Gospa od Skrpjela). El templo alberga 68 pinturas de Tripo Kokolja, artista barroco de Perast. La obra más valiosa es un icono del siglo XV, de Lovro Dobricevis, nacido en Kotor.

Siguiendo el camino encontraremos Rose y Herceg Novi, este última conocida como la ciudad del sol gracias al abundante número de días soleados que posee al año. El centro de Herceg Novi, llamado Stara Grad, está decorado con bonitos edificios que datan de la época de Kula (1667) y Kanli – Kula (1483). La fortaleza de Spanjoa, de 1538, y la fortaleza de Forte Mare, de 1687; son las dos piezas más importantes del patrimonio cultural de la ciudad. Parte del atractivo turístico de esta ciudad, son sus zonas verdes y naturales, donde se pueden ver variedades raras de árboles y flores tropicales; además de las características mimosas que han hecho célebre la ciudad. /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información

Copyright 2000 - 2017 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.