cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > Turquía >

Que ver en Estambul


Estambul, Turquia
 
 
 
  • Gran Bazar
  • Mezquita de Suleyman
  • Museo Arqueológico
  • Museo Keriye o Iglesia de Chora
  • Puente de Galata
 

Viajes a Estambul

Quien visita Estambul por primera vez a menudo sale de casa con ciertas nociones e ideas preconcebidas acerca de lo que encontrará en este ilustre y misterioso destino.

Y mientras que cada uno de los visitantes tiene sus propias opiniones e ideas sobre lo que esperan de Estambul, lo cierto es que la mayoría de sus ideas tienen un atisbo de verdad.

Es que Estambul, al igual que el resto de Turquía, es un lugar polifacético y a menudo asombrosamente contradictorio, donde todo se fusiona: antiguo y moderno, occidental y oriental, religioso y secular, conservador y progresista, maravilloso y ordinario, familiar y exótico.

Pero hay un común denominador entre todas estas características innegablemente dispares y contradictorias: Estambul está creciendo más y más cada día.

Yuxtapuestas contra la máquina imparable del progreso se encuentran capas y capas de civilizaciones antiguas, que salen a la luz desde sencillas renovaciones en viviendas hasta los grandes proyectos de renovación urbana, dejando al descubierto la tradición de Estambul a lo largo de los siglos.

Si necesita pruebas de que Estambul es tan trascendental como Roma, tan cautivante como París, y - si sabes dónde ir - tan exótica como Bangkok, entonces no tienes más que tomar unas vacaciones allí y descubrirlo por ti mismo.

Una ciudad a caballo entre Europa y Asia, Estambul es un símbolo de la grandeza, codiciada históricamente por todos, desde Jerjes hasta la I Guerra Mundial, cuando Rusia calculaba lo que podría hacer por su economía contar con paso libre por el estrecho del Bósforo.

Las tradiciones heredadas de los últimos 2.500 años de historia (a pesar de que los recientes descubrimientos dicen que data de varios miles de años más atrás) son más evidentes en la ciudad vieja, conocida como Viejo Estambul o la península histórica.

Un paseo por este museo al aire libre revela antiguos hipódromos romanos, cisternas subterráneas e iconos arquitectónicos, todos representantes de los mayores excesos del Imperio Bizantino y la mística y el poder del Imperio Otomano.

Como centro religioso (el corazón de la Iglesia Ortodoxa Griega, así como de la fe islámica durante siglos), esta zona vieja de Estambul custodia dos de los patrimonios culturales más importante del mundo y alberga algunas de las muestras de arte y riqueza más opulentas del planeta.

Incluso el Sultan Fatih Mehmet II se quedó atónito ante la belleza de la ciudad que por fin había conquistado. La dinastía otomana invirtió fortunas en la ciudad, visibles en el ondulante horizonte de cúpulas y minaretes, y la suntuosidad del Palacio de Topkapi.

Por otro lado, el Cuerno de Oro es el corazón moderno de la ciudad, guardián de los últimos siglos del Imperio Otomano y heredero del futuro del país.

Esta "moderna" zona late con toda la energía de una ciudad de vanguardia internacional. Aunque la capital política del país se asienta segura en el interior, esta parte de Estambul se proyecta en el mundo como embajador de Turquía en lo que respecta al arte, entretenimiento, música y educación.

Mientras tanto, en el lado asiático del Bósforo, la expansión de zonas residenciales y centros comerciales recuerda más a Europa que la propia zona del lado europeo.

Mientras los residentes de los barrios más prósperos a lo largo del Bósforo denigran a los pobres enclavadas en los callejones sórdidos de Süleymaniye, Carsamba y Tarlabasi, los fundamentalistas religiosos de Fatih y Üsküdar miran a través de los velos en señal de desaprobación.

Una sociedad compleja y en transición, un microcosmos en guerra entre Oriente y Occidente, Estambul es aún un trabajo en progreso. Es una obra de proporciones monumentales, tan exótica, maravillosa, compleja y completamente cautivadora, que una vez que la hayas pisado, te será imposible librarte de su hechizo. /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información

Copyright 2000 - 2017 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.