cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > Portugal >

Que ver en Lisboa


Lisboa, Portugal
 
 
 
  • Torre de Belem
  • Monasterio de los Jerónimos
  • Catedral de Lisboa
  • Plaza del Rossio
  • Ascensor Antiguo de Lisboa
 
 
 

Turismo en Lisboa

Situada a orillas del Tajo, la capital de Portugal, se cree que fue fundada por los fenicios en 1200 a.C. Además de ser una de las ciudades más seductoras de Europa, está en un momento álgido. A sus muchos antiguos encantos, ha añadido grandes dosis de modernidad, con nuevos edificios que serán los monumentos del mañana, y atractivos de todo tipo. Descubrir casi todos sus tesoros y secretos requiere varios viajes o, mejor, pasar allí una temporada. Este es un recorrido básico:

  • Los «cais», los viejos muelles del puerto industrial, se han convertido en la zona de moda. Allí se ha hecho el flamante puerto deportivo y los antiguos almacenes se han reconvertido en restaurantes y discotecas sensacionales, de puro diseño y decoraciones fantásticas, con los ambientes y estilos más diversos.
  • Parque das Naçoes, el recinto de la Expo 98, con el pabellón de los Océanos -el mayor del mundo-, con especies de todos los mares del planeta; el pabellón de Portugal -que ahora es la Feria de Lisboa- y el de los Descubrimientos; el puente do Infante, la Torre Vasco de Gama y la Estación de Alcántara, diseñada por Santiago Calatrava.
  • El centro de la ciudad baja totalmente reconstruido, después del terremoto de 1755 que asoló gran parte de la ciudad, según los planos del Marqués de Pombal: las populares y populosas plazas de Restauradores, do rossio y do Comercio, en cuyo entorno están las antiguas calles gremiales, y el elevador de Santa Justa, un ascensor con vistas construido en 1902.
  • El Chiado es un barrio emblemático, cuya reconstrucción tras el incendio de 1988, ha corrido a cargo del arquitecto Álvaro Siza. Sus señas de identidad son el Museo Arqueológico -en la histórica iglesia do Carmo- y el café A Brasileira, con la estatua del célebre escritor Fernando Pessoa, su parroquiano más ilustre, que ha sido inmortalizado en bronce, sentado en uno de sus veladores.
  • Barrio alto fue creado en el siglo XVI, hoy es un barrio popular y bohemio lleno de vida y sabor, tiendas de diseño, restaurantes y bares de moda, con una personalidad inolvidable. No hay que perderse la calle da Atalaia, la iglesia de Sao Roque y su capilla barroca, el museo de arte sacro y los miradores de Santa Catalina y San Pedro de Alcántara, con el barrio medieval y el castillo de San Jorge enfrente.
  • En torno a la se extiende el barrio medieval sobre una colina. Es de obligado cumplimiento visitar la catedral fortificada –con su soberbia reja, claustro cisterciense y excavaciones-, deambular por sus callejas, contemplar la panorámica sobre el Tajo desde el mirador de Santa Luzia, ir al museo de artes decorativas y al castillo de San Jorge.
  • Alfama es un barrio mítico y literario que fue moro, cristiano y marinero. Después de un pasado activo y glorioso, hoy, en franca decadencia, es un lugar para perderse y dejarse atrapar.
  • El centro moderno es el centro residencial y comercial, con grandes plazas y enormes avenidas, como la avenida da Liberdade –que se caracteriza por su arquitectura decimonónica y las tiendas de lujo, con todas las firmas internacionales-. Al fondo de ella está el Parque Eduardo VII y su célebre Estufa Fría, un invernadero impresionante lleno de plantas exóticas. También destaca la Plaza del Marqués de Pombal -con el monumento del político ilustrado-, rodeada de grandes hoteles, como el Ritz -uno de los símbolos de Lisboa-.
  • Da Lapa es el barrio diplomático, con bellas mansiones y hoteles de lujo y con encanto.
  • Belém está situada en un extremo de la ciudad en la desembocadura del río. Allí hay que verlo todo: el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belem, desde el Museo Nacional de Arqueología hasta el moderno Centro Cultural, sus iglesias, palacios y galerías, los jardines botánicos, y el embarcadero.
  • Algunos de sus grandes tesoros están fuera del centro y son de visita imprescindible. Entre otros: la Fundación Gulbenkian y sus distintas dependencias -un emporio de arte y cultura legado por el millonario armenio-, el museo Nacional de Azulejo, el acueducto das Aguas Livres y el fabuloso Palacio Fronteira, habitado por la familia Mascarenhas desde 1640. /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información

Copyright 2000 - 2017 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.