cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > Reino Unido > Irlanda del Norte >

Que ver en Belfast


Belfast, Irlanda del Norte
 
 
 
  • Milla de Oro
  • Grand Opera House
  • Donegall Place
  • Catedral de Belfast
  • Ulster Bank
 

Turismo en Belfast

Cualquier persona con verdaderos deseos de conocer Irlanda no puede evitar la tentación de pasar unas vacaciones en Belfast, la capital de Irlanda del Norte, especialmente si se tiene en cuenta que es percibida como la más arquetípica ciudad irlandesa.

Habiendo sobrevivido a casi tres décadas de conflicto y división, Belfast está ahora saliendo de su crisálida con una nueva frescura y vitalidad. Con un profundo sentido de su historia y, sin embargo, dando valientes pasos hacia el futuro, es una emocionante yuxtaposición de lo viejo y lo nuevo.

Hoy en día es una ciudad vibrante, con una rica historia que se remonta a la Edad Media, y aunque fue severamente bombardeada en la Segunda Guerra Mundial, aún conserva un gran patrimonio.

El horizonte de la ciudad está en un constante cambio, añadiendo un gran centro comercial a una lista de lugares de interés turístico que incluyen la bella arquitectura victoriana, un brillante escenario del arte moderno, los típicos bares irlandeses y el segundo más grande festival de arte del Reino Unido.

Aunque Belfast es a menudo pasado por alto como destino turístico, su fascinante historia, las muchas atracciones y sobre todo, la calidez y mordaz ingenio de sus habitantes, la hacen una parada esencial en cualquier viaje a Irlanda del Norte, así como una excelente base desde la cual explorar las numerosas maravillas de la región.

Elegimos el Holiday Inn Belfast para alojarnos por su estratégica ubicación en pleno centro de la ciudad. Además de cómodas habitaciones bien equipadas y buena atención, el hotel cuenta con un excelente club de fitness.

La ciudad está dividida barrios muy fáciles de recorrer caminando. El centro se extiende alrededor de la impresionante cúpula del Ayuntamiento y la bulliciosa Plaza Donegall.

Este es el mejor lugar para ir de compras, especialmente a lo largo de Donegall Place, que se extiende al norte de la plaza por la Avenida Real.

Bedford Street, que corre al sur de la Plaza Donegall, se convierte en Dublin Road que, a su vez, conduce por el sur hacia el Barrio de la Universidad, los frondosos alrededores de la Universidad Queen.

Allí encontramos el atractivo Jardín Botánico – nos gustó especialmente el Palm House, un fascinante invernadero de cristal -, galerías de arte y museos, así como una bulliciosa vida nocturna.

Caminando hacia el norte de Donegall Place, a corta distancia se encuentra el Barrio de la Catedral, que rodea Donegall Street y alberga, como su nombre lo indica, la Catedral de Belfast junto con muchos grandes almacenes victorianos.

Como la mayoría de los turistas, queríamos ver algunos de los famosos murales sectarios. Encontrarás estos justo al oeste del centro de la ciudad. El más famoso de ellos está en las calles Shankill y Falls, y es perfectamente seguro ir allí y tomar fotos (los locales se sienten muy orgullosos de estos murales).

No dejes de visitar el Ulster Bank, que construido en 1860, se parece a un palacio veneciano y exhibe colecciones de oro de varios naufragios de la Armada Española, así como la Iglesia Sinclair de los Marinos, que tiene la proa de un buque como púlpito. El nuevo Museo de la Ciencia W5 abarca temas tan diversos como los detectores de mentiras y la física.

Belfast cuenta con una amplia variedad de restaurantes para satisfacer todos los gustos y presupuestos, incluyendo un par de los mejores del país. Te recomiendo el restaurante Deane’s, en 34-40 Howard St., el único restaurante con una estrella Michelin en Irlanda del Norte.

Por la noche una de las principales atracciones es asistir a un espectáculo en el Grand Opera House. Nos impresionó tanto la acústica como el lugar en sí, que es grande e íntimo al mismo tiempo.

Por último está la Milla de Oro, ubicada en el área alrededor de Great Victoria Street, más allá de Bradbury Place. Es considerada la mejor zona de restaurantes y pubs de la ciudad, aunque su nombre es algo exagerado. Como un local me dijo: "No es una milla y no es de oro. Pero es un lugar suficientemente bueno." /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información

Copyright 2000 - 2017 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.