cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > Francia >

Que ver en el Valle de Loira


Amboise, Valle de Loira, Francia
 
 
 
  • Catedral de Chartres
  • Chateau de Chenonceau
  • Castillo de Blois
  • Orleans
  • Futuroscope en Poitiers

Turismo en el Valle de Loira

Célebre por sus suntuosos castillos, el valle del Loira posee una gran riqueza histórica y arquitectónica. En su curso a través del corazón de Francia, el Río Loira baña las tierras de esta región, pura esencia de la dora de vida francesa. Sus elegantes ciudades, frondoso paisaje, magnifica comida y vinos conforman un entorno único.

El verdadero espíritu del Valle del Loira encuentra su definición en uno de los edificios más estudiados de toda la historia, la Catedral de Chartres. La sencillez del medieval románico y la riqueza del gótico se combinaron para crear esta belleza ancestral. En 1020 la catedral románica emplazada en Chartres se venía abajo pasto de las llamas, solo sobrevive la reliquia “el manto de la virgen”, las torres norte y sur, el campanario sur, el pórtico oeste y la cripta. En entonces cuando se comienza la nueva construcción de la gran catedral gótica, en la que trabajaron durante 25 años señores y siervos.

La planta es de cruz latina, y su nave principal alcanza 37 metros de ancho, es la más grande de toda Francia. Pero tal vez lo más famoso de la catedral sean sus vidrieras y rosetones. En un alarde de grandeza esta iglesia tiene tres rosetones uno por cada fachada y además 150 ventanas ilustradas con pasajes de la Biblia.

Mucho menos fastuosa que la catedral también destaca en la zona del Loira la Abadía de Fontevraud, donde aun funciona el Hospital de St-Benoit.

Es que el valle del Loira no es solo el emplazamiento de magnificas construcciones sino la cuna de personajes tan audaces como Juana de Arco. Orleáns fue la ciudad que vio nacer a la heroína de la Guerra de los Cien Años, posteriormente traicionada por su rey y quemada por sus enemigos. En 1961 se construye sobre la casa que habitó Juana de Arco la Maison Jeanne d’Arc. Actualmente hay una exposición audiovisual que recrea la vida de esta valiente mujer.

Para contrastar con tanto fervor y tanta religiosidad, dos construcciones a cual más magnifica una construida por amor y la otra por banalidad. El Chateau de Chambord, comenzó siendo un pabellón de caza de Francisco I, y terminó siendo un palacio en el que hay algunos detalles construidos por Leonardo Da Vinci. La escalera de doble hélice y el proyecto probablemente sean obra del gran arquitecto florentino.

El Chateau de Chenonceau, fue construido y modificado para albergar a las amantes y esposas de diferentes regentes franceses; aquí el espíritu de todas esas mujeres aun continúa presente. Durante las noches aquí se ofrece un espectáculo de luces y sonido que relata la vida de todas las mujeres que pasaron por este castillo. La primera habitante insigne fue Diana de Poitiers, amante de Enrique II ejercía de reina más que la propia esposa del rey, su belleza conquistó al rey a la corte que la comparaba continuamente con Diana la cazadora diosa clásica.

Los jardines y el puente sobre el río Cher son obra de Diana de Poitiers, posteriormente sería mejorado el puente con una galería al estilo florentino obra encargada por Catalina de Medici. La estancia de Catalina es una de las mejor conservadas y también la más impresionante. Aunque el dormitorio de Luisa de Lorena, totalmente decorado con motivos negros, nudos blancos y lágrimas también es muy sorprendente.

Para completar la historia arquitectónica de la zona no se debe dejar de visitar el Castillo de Blois, en la población del mismo nombre. Fue la residencia de, Luis XVI, Luis XII, Francisco I y Enrique III y tiene historias para escalofriar al más valiente. Aquí fue asesinado el famoso Duque de Guisa, líder de la liga santa.

Finalmente no se debe dejar de visitar las modernas ciudades de Nantes y Poitiers, ambas de vida muy animada, con buenos museos, elegantes comercios y amplios espacios verdes. Destaca el parque temático Futuroscope, a 7 Km. de la ciudad de Poitiers. Este parque dedica sus tracciones al mundo moderno, a la tecnología y los medios audiovisuales. El cine Kinemax, principal atractivo del parque, cuenta con la pantalla de proyección más grande del mundo. /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información

Copyright 2000 - 2017 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.