cafeytren
 
   Información      |       Guía de Viajes        |       Alojamiento       |        Tren        |        Vuelos         |       Servicios       |     Contacto  
 




Buscar en cafeytren.com

Siguenos en






 
 
 
 
 
 

Europa > España >

Que ver en Sevilla


Sevilla, España
 
 
 
  • La Catedral y la Giralda
  • Los Reales Alcázares
  • Los patios del Callejón del Agua
  • Parque de María Luisa
  • Barrio de Triana
 

Viajes a Sevilla

Sevilla – escribió Lord Byron -, es una ciudad agradable célebre por sus naranjas y sus mujeres. Y podría haber añadido que también por el calor, los veranos de Sevilla son intensos y empiezan muy pronto, en abril. Tiene tres monumentos importantes y una historia ilustre, pero sobretodo llama la atención el ambiente que se vive en sus calles, que recuerdan las andanzas de Carmen, Don Juan y Fígaro. Su reputación de ciudad alegra y atractiva, donde se desarrolla una intensa vida social, es sin duda merecida, y se expresa a gran escala en sus dos grandes festividades: la Semana Santa y la Feria de Abril. Por si fuera poco, esta ciudad, es el segundo centro de toreo más importante de España, después de Madrid.

La maraña de estrechas calles que integra el barrio de Santa Cruz encarna a la Sevilla más romántica. Es un buen lugar para iniciar la visita a la ciudad, pues alberga muchos de los lugares de mayor interés. Además de las tiendas turísticas, los bares de tapas y guitarristas callejeros, hay multitud de calles pintorescas, plazas escondidas y patios repletos de flores que deleitan al paseante. Los edificios restaurados de este antiguo barrio judío, con sus características ventanas enrejadas, conforman una mezcla armoniosa de mansiones y hoteles. La excelencia de los restaurantes y bares lo hacen merecedor de una visita.

Comencemos el recorrido por la Plaza del Triunfo, en donde siempre encontrará artistas locales ejecutando una sevillana o rejoneando con la guitarra. La plaza antecede el edificio del Archivo de Indias, erigido en el siglo XVI como lonja aguarda ahora los documentos y mapas relacionados con la colonización española de América.

Desde la misma Plaza puede acceder a la Catedral de Sevilla por la puerta lateral. La catedral ocupa el emplazamiento de una gran mezquita, erigida por los almohades a finales del siglo XII. La Giralda, su enorme campanario y el bonito patio de los Naranjos son legados de aquella estructura árabe. Se puede ascender hasta lo alto de la torre para disfrutar de la vista, son muchos escalones pero merece la pena.

Las obras de la catedral cristiana se iniciaron en 1401 y tardaron cerca de un siglo en terminarse. Todos los ornamentos de estilo árabe fueron reemplazados por estatuaria de santos o símbolos cristianos. En su interior la Catedral también sufrió grandes cambios, las paredes fueron engalanadas con notables obras de artes, entre ellas el imponente retablo del altar mayor, con 44 relieves dorados ejecutados por los mejores artesanos de la época.

Al salir de la Catedral la Plaza de la Virgen de los Reyes, que luce la fuente de José Lafita de principios del siglo XX. Ahora después de la oración, podemos dedicarnos a algo un poco más terrenal, a satisfacer nuestro cuerpo con unas tapas del bar Giralda, en el número 2 de la calle Mateos Gago; o también a comprar recuerdos por las calles aledañas llenas de tiendas.

Sevilla hay que recorrerla y perderse por las calles, para admirar su verdadera belleza. El siguiente punto en este recorrido por el casco viejo son los Reales Alcázares; no sin antes detenernos en algún patio típico de la ciudad, en el callejón del agua.

Los Reales Alcázares, son la residencia real en Sevilla, fueron construidos por orden de Pedro I de Castilla dentro del alcázar que habían erigido los árabes en el silgo XII. Todos los posteriores monarcas han decidido dejar su impronta en el palacio: Isabel la Católica se hizo unos despachos para las reuniones con los navegantes de las Américas y también Carlos V se hizo construir unos fastuosos aposentos para alojarse.

La joya del palacio es el salón de Embajadores, que ostenta una cúpula íntegramente construida en madera dorada. Las ventanas del salón miran sobre el Patio de las Doncellas, exquisitamente adornado con encajes de yeso y flores. Tal vez los jardines de los Reales Alcázares sea lo que más sorprende al visitante, son refugios climáticos, remansos de paz y deleite de los sentidos.

Fuera del Casco Antiguo se elevan numerosas construcciones de carácter histórico, que no se pueden pasar por alto como:

El Hospital de los Venerables, era el siglo XVII un así lo, ahora se ha transformado en un Centro Cultura cuyas plantas superiores albergan exposiciones itinerantes. La iglesia del hospital tal vez sea uno de los principales exponentes del barroco en Sevilla. Los frescos que cubren las paredes obra de Juan Valdés he hijo son dignos de admiración.

La Torre del Oro, fue construida por los árabes como atalaya en el año 1220, pero la torreta de remate no fue erigida hasta 1760. El nombre de esta singular construcción tiene varias explicaciones todas ellas de carácter áureo. La primera se refiere a los azulejos pintados de dorado que recubrían el exterior de la torre y la segunda se refiere a los tesoros que dentro se guardaban, pues durante la conquista de América todos los tesoros que venían del nuevo continente se depositaban allí.

La Plaza de Toros de la Maestranza, fue construida entre 1761 y 1881 con un aforo de 14.000 personas. Se puede efectuar, los días que no hay corrida, un recorrido por las diferentes partes de la plaza y conocer los entresijos del toreo.

El Antiguo Convento de la Merced Calzada, actualmente es la sede del Museo de Bellas Artes de Sevilla. El edificio con sus alegres patios de flores, azulejos mudéjares y techos pintados son el escenario perfecto para hacer exposiciones. La colección comprende pintura y escultura española desde la Edad Media hasta la moderna, poniendo el acento en artistas locales como: Murillo, Zurbarán y Juan de Valdés.

El original pabellón de la Exposición Iberoamericana de 1929, construido en estilo mudéjar por Aníbal González, ocupa el solar central del Parque de María Luisa. Estos hermosos predios parte del Palacio de San Telmo fueron cedidos por la princesa María Luisa, en 1893, a la ciudad para la construcción de un parque. En el pabellón actualmente se alojan la colección del Museo de Artes y Costumbres Populares y también el Museo Arqueológico. La tradición dice que se debe dar un paseo en calesa tirada por caballos por el parque durante la tarde, no dejen de cumplir con este rito es genial sentirse transportado a un pasado de lujo y costumbres extravagantes.

La Cartuja de Santa María de las Cuevas, la isla en el Río Guadalquivir, estuvo habitada en un pasado por monjes incluso aquí se encontraba la cripta con los restos de Cristóbal Colón. En el año 1992 esta zona alojó las edificaciones que se construyeron para la celebración de la Exposición Universal. Actualmente aquí se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo y el parque temático Isla Mágica. /// Texto escrito por Alfredo.


| ¿Quiénes Somos? | Notas de Prensa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones Generales|

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia. Asumimos que estas de acuerdo con esto. OK | Más información



Copyright 2000 - 2015 by Café y Tren. Todos los derechos reservados.